La vacuna contra el covid-19: ¿una decisión inteligente?

La vacuna contra el covid-19: ¿una decisión inteligente?

La vacuna contra el covid-19 ya es una realidad, y el planeta gira contrarreloj en los planes de vacunación.

Más de 73 millones de personas en todo el mundo se han infectado con covid-19, cifra que supera el número de habitantes de Francia, Reino Unido y Tailandia. 1,6 millones han muerto por causa de esta enfermedad; más de 300 000 en los Estados Unidos.

La pandemia continúa con su expansión perenne mientras la ciencia médica, en una labor de investigación y desarrollo inédita, trabaja contrarreloj en su intento por contenerla y registrarla, de una vez por todas, como un episodio fosco más en la historia de la humanidad.

El 11 de diciembre de 2020, la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) emitió la autorización de uso de emergencia para la vacuna. La producida por Pfizer y BioNTech fue la elegida, con un 95 % de eficacia para combatir el virus con dos dosis.

 Los riesgos de no vacunarse

“Las implicaciones de no vacunarse son relativamente sencillas: te puede dar el covid-19 muy severo y te puedes morir. Yo creo que es muy importante que la gente entienda que uno debe de vacunarse. Uno requiere tener esa vacuna”, sentenció en una entrevista con CNN en Español el doctor Joseph Varón, jefe del personal del United Memorial Medical Center en Houston.

Aunque han surgido algunas versiones, sin el suficiente sustento científico, que destacan la preferencia por una respuesta inmune a través de una infección natural, los expertos coinciden en que la vacunación colectiva sería la forma más segura de frenar la pandemia.

La impredecible respuesta inmunitaria de la infección natural puede variar según la cantidad de virus a la que se expone una persona. En cambio, con una vacuna se garantiza una igualdad de dosis para todo el mundo. “Sabemos la dosis que se está administrando, y sabemos que esa dosis es efectiva para provocar una respuesta inmunitaria”, señaló, en un artículo del New York Times, Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto.

Resistirse a la vacuna significaría seguir en una situación muy similar a la que se está viviendo ahora, contribuyendo con la permanencia del virus por varios años más y, por ende, con sus fatales consecuencias.

“Si la enfermedad empieza a avanzar, la gente que esté vacunada va a salir adelante. La gente que no esté vacunada va a tener la infección y lo peor es que puede contagiar a otro. Entonces, desde el punto de salud pública, te vuelves un problema”, explicó Varón en CNN en Español.

Tanto la investigación médica como el desarrollo de vacunas y tratamientos son avances que le han permitido a la humanidad superar crisis sanitarias más graves que la actual. Por lo tanto, la desinformación al respecto puede materializarse en un mayor número de afectados y muertos.

Si bien la vacuna contra el covid-19 de Pfizer y BioNTech es una excelente noticia para el mundo, los expertos insisten en que el autocuidado sigue siendo una herramienta eficaz para combatir el covid-19 por nuestros propios medios.