¿Funciona el marketing viral como estrategia digital?

¿Funciona el marketing viral como estrategia digital?

Jeffrey Rayport fue el primero en hablar de marketing viral en su publicación The Virus of Marketing (1996), bajo la siguiente premisa: “Cuando se obtiene un mensaje con poco tiempo, mínimo presupuesto y máximo esfuerzo, nada en el mundo vence a un virus”.

Si bien las teorías sobre publicidad y marketing siguen vigentes en la actualidad, con la proliferación de las redes sociales los contenidos virales son, en su mayoría, bienvenidos y mejor aceptados por los usuarios, pues los reciben sin prevenciones invasivas o comerciales.

Los profesionales y marcas que han comprendido dichas características han logrado resultados exitosos en sus campañas, ya que, una vez materializan su estrategia en una publicación específica, son los mismos seguidores quienes se encargan de compartirla y propagarla voluntariamente, por gusto, sin un compromiso u obligación por hacerlo.

Las ventajas del marketing viral

Por más comunes que sean los contenidos virales, estos no son tan fáciles de conseguir. Más allá de una dosis de suerte, detrás de ellos hay una gran cuota de creatividad y trabajo que persiguen unos objetivos claramente definidos.

Cuando todo lo anterior se da, los resultados son satisfactorios:

  • Alcance masivo: Gracias a las redes sociales, un contenido viral puede llegar, incluso, a públicos internacionales. Por ende, la necesidad de crear una estrategia sólida que encamine las metas que se pretendan alcanzar.
  • Costo moderado: El punto de partida siempre será el grado de creatividad que erige la idea. El trabajo de difusión estará en manos de los usuarios, algo que ahorrará mucho dinero, puesto que no se requerirá de un presupuesto ingente para el pago de anuncios.
  • Mejor rentabilidad: Al tratarse de una inversión baja, la rentabilidad será más alta y, sobre todo, rápida.
  • Branding: Los usuarios elegirán compartir contenidos posteriores, gracias a una fuerte identificación con la marca. Adicionalmente, el engagement será otro de los beneficios si la viralidad es positiva y se conecta con los intereses y gustos del usuario.
  • Mayor interacción: Sin predisposiciones ni suspicacias, será inevitable que las personas interactúen con el contenido; caso contrario cuando se trata de anuncios tradicionales.
  • Segmentación: Las métricas obtenidas brindarán una ´radiografía’ más precisa sobre las características y rasgos de los usuarios. Esto permitirá definir mejor el target para la creación de contenidos posteriores.

Uno de los propósitos del marketing, por antonomasia, consiste en reducir los niveles de aleatoriedad en las decisiones que se toman, como reflejo de una estrategia digital bien ejecutada. Por esta razón, un conocimiento profuso sobre su funcionamiento será indispensable para obtener resultados más fructíferos. El marketing viral no es ajeno a esta condición.